Como hacer un huerto vertical en casa

Huerto vertical en botellas






Para comenzar construyendo tu primer huerto vertical en botella, lo primero que debes hacer es recolectar botellas de plástico, lo importante es que las botellas que juntes sean todas del mismo tipo para que puedas encajar unas con otras. Luego debes decidir qué plantas vas a cultivar, lo que dependerá de tus gustos, necesidades, espacio y época del año.


Consejo 
Las plantas que elijas deben estar en función del tamaño del recipiente, su hábito de crecimiento aéreo y raíces, y sus requerimientos de luz y riego. 



Materiales

• 6 Botellas plásticas de 1,5lts (Iguales) 
• Compost (1 bolsa chica). También puedes utilizar turba, fibra de coco, o una combinación de ellos. 
• 6 almácigos o plantas pequeñas a elección. 
• Piedras (ripio) 
• 1 palita 
• 1 regadera 
• 1 corta cartón 
• 1 tijera


Construcción paso a paso


1. Con el corta cartón: debes dividir una botella por la mitad, como se muestra en la siguiente secuencia. Las dos mitades formarán la parte basal y terminal de nuestro prototipo. Corregir las imperfecciones del corte con tijera. 





2. Luego cortar la parte inferior de 5 botellas, tal como se muestra en la siguiente imagen. Estas botellas las usaremos para conformar la estructura central del huerto. 



3. Ahora, a las botellas que usaremos para la parte central de la estructura debemos abrirle una pequeña ventana cuadrada de 6x6 cm aproximadamente. Esta ventana será el lugar por donde saldrá cada planta. Es importante que la ventana no sea demasiado grande, para que el espacio al interior de la botella sea capaz de retener suficiente compost. 





4. Una vez que todas las botellas han sido preparadas, debes comenzar a rellenar cada una de ellas. En primer lugar debes tomar la base (una mitad de botella) y rellenarla con 2-3cm de piedras. Este paso es muy importante, ya que asegurará el soporte y equilibrio a la estructura. 





5. Luego, a cada botella de la estructura central, debes rellenarla boca abajo con la cantidad de piedras suficientes hasta cubrir completamente la parte más angosta de la botella. Este paso es muy importante, ya que las piedras que utilizaremos permitirán asegurar el drenaje del agua. Si no utilizo piedras, el agua de riego escurrirá hacia abajo junto con la tierra. 



6. Una vez incorporadas las piedras, con un palita, debes agregar compost cuidando no sobrepasar la altura de la ventana. Procura que el compost que utilizas se encuentre suficientemente húmedo. Una vez hecho esto, debes encajar la botella a la base. 



7. Después que las botellas han sido encajadas, debes trasplantar la primera planta. 
Cuando hagas esta operación debes tener cuidado de no romper el pan de raíces, de manera de no exponerlas a la luz y evitar que estas se deshidraten. Cuando termines este procedimiento recuerda que debes regar con una regadera.
 



 
 



8. Repite el procedimiento 5, 6 y 7 hasta obtener la altura de la estructura deseada. 
Usa la mitad de la botella que cortaste en el paso 1 para terminar la estructura y poner una planta decorativa al final.
 



Una vez terminados los 8 pasos obtendrás tu primer huerto vertical, tal como el que se muestra en la foto. Recuerda que la altura de la estructura, el tipo de botellas y las plantas las eliges tú. 


¿Cómo regar?



Para regar tu huerto vertical recomendamos que utilices una regadera. Para regar correctamente debes comenzar regando el primer módulo saturándolo completamente con agua. Verás cómo poco a poco el agua comienza a escurrir hasta llegar a la base de la estructura. Todo el excedente de agua se acumulará en la base, la cual podrá ser reutilizada para un futuro riego. 

El correcto riego de cada módulo se realizará cuando el agua escurra hacia el modulo inferior, si no llegase a escurrir el agua, significa que el sustrato no se ha regado completamente. 

* Las plantas que crecen en cultivos verticales necesitan un riego más frecuente por la reducida superficie de retención de agua que poseen.
 

Beneficios del huerto vertical




- El sistema permite una buena circulación de aire para las plantas. 
- Aporta protección contra plagas y enfermedades, así como también una baja incidencia en la aparición malezas. 
- Utiliza eficientemente el espacio, obteniendo un mayor número de plantas por superficie. 
- Adelanta la época de cosecha. 
- Requiere baja mantención. 
- Es un sistema apto para ser trabajado por niños, adultos mayores y discapacitados. 
- Tiene un alto valor estético. 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...